Senderos, montañas, bosques, caminos, campos, lugares con arena, polvo o cualquier lugar de la naturaleza son los lugares predilectos para aquellos deportistas que practican trail running, deporte que conecta mente y cuerpo con la naturaleza.

Muchos atletas corren en superficies de tierra y lugares alejados para escapar del tráfico, el ruido y sentirse mucho más libres, además de cuidar las articulaciones, músculos y ligamentos ya que sufren menos impacto y potenciar el rendimiento.

Estos son algunos de los beneficios de practicar esta disciplina:

– Aumenta la resistencia, el estado físico y reduce la tensión sobre el cuerpo.

– Mejora y acelera los tiempos de recuperación, Correr distancias largas en superficies blandas permite mejorar y acelerar los momentos de recuperación. Es ideal para encontrar tu ritmo ideas y mucho más cómodo para plantearte desafíos.

– Beneficia al sistema cardiovascular ya que los niveles de oxigenación de la sangre mejoran, llega más oxígeno a toda la musculatura y beneficia el rendimiento; esto resulta muy positivo para la capacidad pulmonar.

– Mejora la estabilidad y el equilibrio. Los zonas de entrenamiento en las que se practica trail running requiere de un mayor esfuerzo por parte de los corredores, los obliga a concentrarse más en la técnica que en una carrera de asfalto. Se corre en ritmos distintos, hay cambios de sentido, asensos, descensos y esto mejora la estabilidad y el equilibrio del cuerpo.

– Fortalece músculos, los abdominales, la postura de la espalda y mejora la coordinación motriz general.

-Correr por superficie sucias, mojadas o en condiciones naturales, dificulta el equilibro y el levantamiento del pie, lo que obliga al atleta a realizar un mayor esfuerzo que en condiciones normales. Esto mismo ocurre en arena, por esta razón muchos corredores van a entrenar a la playa y superficies arenosas. Entre más tiempo dure el pie el contacto con el suelo será más difícil despegarlo y se necesitará hacer un esfuerzo mayor.

– Ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre y esto la hace beneficiosa para
personas que sufren diabetes.

– Conecta mente y cuerpo: al requerir una mayor concentración en la forma de correr, escuchar al cuerpo toma una gran trascendencia debido a la preparación y los cambios que tiene el recorrido de la carrera. Requiere de una planeación menos lineal y mucho más preparada para situación que puedan darse en el camino. Los cambios de ritmo, de superficie, de relieve, de clima y de temperatura, hacen que el corredor tenga mas sincronizados mente y cuerpo para poder llevar a cabo la carrera de una óptima.

– Al ser una actividad aeróbica reduce la presión arterial, quema muchas calorías y contribuye a controlar el peso.

– Mejora y tonifica la musculatura, la hace más flexible y resistente, lo que reduce en un gran margen el riesgo de lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>